Ciudades ecológicas y habitables, pensadas para las personas

Por Esteban de Manuel Jerez, profesor E.T.S. Arquitectura de Sevilla, co-portavoz de Equo Andalucía y participante en Municipios en Transición.

Las ciudades que heredamos de la civilización industrial globalizada son un sumidero de energía, agua y productos manufacturados que recorren miles de kilómetros hasta llegar a nuestros hogares. Son devoradoras del campo y emisoras netas de agentes contaminantes que perjudican nuestra salud y la del resto de los seres vivos. Son ruidosas, estresantes y socialmente desiguales con áreas vulnerables dónde se concentran todos los problemas y que permanecen siempre olvidadas y desatendidas. Económicamente son dependientes y muy vulnerables a los vaivenes de la economía global. Esas ciudades no están preparadas además para la crisis energética en la que entramos ante el agotamiento y encarecimiento progresivo del petróleo y del resto de fuentes de energías fósiles.

Por tanto es urgente acometer medidas de transición que nos lleven hacia ciudades futuras basadas en una mayor capacidad de autosuficiencia y autonomía. Ciudades que generen su propia energía limpia y renovable, que se abastezcan de alimentos y productos manufacturados producidos en su entorno comarcal y regional. Que estén basadas en el principio de economía de ciclo cerrado mediante el cual recuperan y reciclan todos sus productos. Ciudades en las que recuperemos la escala humana, en la que las personas podamos desarrollar nuestras actividades laborales, educativas, comerciales y de ocio en proximidad a nuestros hogares. En las que podamos desplazarnos caminando, en bicicleta o en transporte público eficiente. Ciudades que recuperen una relación de complementariedad con el campo, que integren la naturaleza en la ciudad con sus anillos verdes, sus huertas, sus parques, sus calles arboladas y sus terrazas ajardinadas.

Algunas ciudades ya han iniciado de forma decidida las transformaciones que apuntan en esa dirección y son fuente de inspiración, tal y como son los casos de Friburgo en Alemania o el municipio de Loos-en-Gohelle en el noroeste de Francia. Están transformándose físicamente, socialmente y económicamente. Hacen de la necesidad de cambiar una oportunidad para generar empleos verdes e innovar. Ellas nos animan a iniciar el camino marcándonos objetivos ambiciosos a medio y largo plazo que nos marquen los primeros pasos, las transformaciones que podemos hacer desde ya, sin pérdida de tiempo, en nuestras ciudades.

Para ello tenemos que movilizar a la ciudadanía, las instituciones, las empresas y los centros educativos y de investigación para crear una hoja de ruta de transición hacia la sostenibilidad social, económica, política y ambiental. El punto de inicio será la articulación de una democracia deliberativa y participativa, barrio a barrio y por sectores de actividad que establezca objetivos y prioridades.

He aquí algunas ideas para empezar:

  1. Activar un proceso participativo barrio a barrio con el lema: La Ciudad que Queremos, de modo que la piedra angular de todo el proceso empiece por la implicación de la ciudadanía en el diseño de la ciudad para lograr objetivos compartidos de una ciudad habitable y sostenible para todas las personas.
  2. Crear “ciudades emisiones cero” es decir, neutrales en carbono, con planes específicos transversales en todas las actuaciones urbanas: transporte, industria, servicios, residencial… para reducir la huella de carbono y para generar energía de fuentes renovables.
  3. Ciudades de crecimiento cero o que decrecen su superficie urbanizable, mediante una revisión participativa del planeamiento heredado de la era de la burbuja inmobiliaria con criterios de sostenibilidad social, ambiental y económica
  4. Proteger y recuperar en lo posible la matriz ambiental de la ciudad, con su estructura de ríos y arroyos, paisajes fundantes, suelos agrícolas o forestales, caminos públicos de conexión con otros pueblos de la comarca.
  5. Construir o completar los anillos verdes de las ciudades con parques urbanos y periurbanos
  6. Proteger e impulsar la agricultura urbana como parte de una estrategia para generar empleo y favorecer la soberanía alimentaria, creando canales cortos de comercialización.
  7. Construir o completar redes metropolitanas y urbanas de transporte público, caminos peatonales y carriles bici.
  8. Construir una red de aparcamientos disuasorios en las entradas de las ciudades conectadas con lanzaderas de transporte público (Park and Ride)
  9. Poner en marcha iniciativas de coche compartido (Car-Sharing) con puntos de aparcamiento con alimentación eléctrica en todos los barrios, urbanizaciones, polígonos industriales y nodos de la red de transporte público
  10. Ciudades lentas: Apuesta por la peatonalización y prioridad peatonal organizando la ciudad en supermanzanas de 400 metros con circulación de vehículos restringida en el interior y velocidad reducida: zonas 30
  11. Apuesta decidida por la rehabilitación de los edificios y espacios públicos de los barrios habitabilidad, la accesibilidad, la eficiencia energética y la instalación de energías renovables para agua caliente y producción de energía en las cubiertas. Criterio de mezcla social e intergeneracional en las operaciones de rehabilitación urbana
  12. Gestión integral del agua, poniendo en marcha Planes Integrales de Ahorro de Agua, Introduciendo políticas tarifarias que favorezcan el ahorro de agua, Renovando la red de tuberías para maximizar su eficiencia y favoreciendo la reutilización del agua.
  13. Impulso de la educación socioambiental y de la economía de ciclo cerrado, para reducir los residuos, reutilizar en aquellos casos que sea posible y reciclar adecuadamente aquello que no se haya podido reutilizar.
  14. Ciudades silenciosas: elaborar mapas de ruidos y elaborar un plan de acción contra la contaminación acústica
  15. Reducir la contaminación luminosa de las ciudades por la noche para ahorrar energía y permitir disfrutar del cielo nocturno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *