soterramiento, ¿obra pagada?

Artículo de opinión de Iván Canca, portavoz de EQUO-Los Verdes Puerto Real.

Recientemente el Ayuntamiento de Puerto Real emitía un comunicado en el que daba por pagada la obra del soterramiento. Es una forma “particular” de ver el asunto. La realidad es que las empresas que realizan la obra si han cobrado casi la totalidad de las facturas, pero eso no significa que esté pagada, ahora el Ayuntamiento tiene una enorme deuda con los bancos que se pagará a lo largo de 10 años, a un interés de aproximadamente el 6%.

En cifras, hablamos de 6.633.000€ de las facturas que dejó Barroso en un cajón. Más 2.500.000€ de otra operación de endeudamiento que se aprobó en septiembre de 2013. Esta es la parte con los intereses. A parte cedemos al  Ministerio los terrenos para el ramal ferroviario del Bajo de La Cabezuela, valorados en 2.700.000€. Gran sacrificio para la ciudadanía de Puerto Real.

Sin embargo Maribel Peinado y su equipo, seguramente ante lo poco que tiene que ofrecer a la ciudadanía, intentan arrogarse el mérito del desbloqueo de esta obra casi como si la hubieran pagado de su propio bolsillo. Incluso hablando en primera persona de grandes sacrificios, cuando curiosamente el “aparato andalucista” sale indemne de las sucesivas fases del Plan de Ajuste municipal.

También algún popular se obstina en atribuir méritos a la alcaldesa de Cádiz, la sempiterna Teófila Martínez.

Centrándonos en los “méritos” locales, hay que valorar positivamente el desbloqueo de la obra, por supuesto. Pero siendo rigurosos tienen que admitir que la gestión realizada por el gobierno andalucista no es otra que la que hubiera hecho cualquier gobernante que hubiera llegado a la alcaldía tras las elecciones de 2011. Vamos que no les quedaba otra después del desastre que dejaron los anteriores gobernantes que llegar a un acuerdo con el Ministerio de Fomento para salir del entuerto.

La administración estatal sin duda también estaba obligada a ser benévola con el Ayuntamiento de Puerto Real, pues en ninguna cabeza cabe que después de la enorme inversión realizada en toda la Bahía no se culminara el desdoblamiento de la vía férrea entre Cádiz y Jerez. Este interés supramunicipal sin duda ha sido clave para jalear el desbloqueo de la obra.

Por parte del Ayuntamiento fundamentalmente han sido dos acciones las realizadas. La primera, ceder al Ministerio, a precio ventajoso para el municipio, los terrenos para la construcción del ramal ferroviario que llegará (esperemos algún día) al bajo de La Cabezuela. Una solución que por otra parte ya se contemplaba en la anterior legislatura. Y la segunda acción y más importante, endeudar lo necesario al Ayuntamiento para poder pagar las facturas pendientes. En ambos casos nada nuevo bajo el sol.

En lo referente a las operaciones de endeudamiento, como miembros de la oposición, apoyamos su concertación a pesar de estar vinculadas al Plan de Ajuste al que nos opusimos en su momento, ya que nos parecía lo más responsable por la necesidad acuciante que supone para el municipio el fin de la obra. Las facturas había que pagarlas aunque el citado Plan de los andalucistas podría haberse realizado de otra manera y el Gobierno Central podría haber articulado mecanismos para solventar los problemas financieros de los Ayuntamientos menos dolorosos para la ciudadanía que machacarnos al 6% y generando además un jugoso negocio para los de siempre.

En fin, que por muchos méritos que quieran atribuirse unos u otros políticos de distinto color, ante la carnaza electoral que supone colgar el cartel de “fin de obra” y cortar la correspondiente “cintita”, lo cierto es que la verdadera autoría del desbloqueo del soterramiento es de toda la ciudadanía de Puerto Real, que es la que a base de sufrir subidas de impuestos, recortes en los servicios públicos y pérdida de patrimonio municipal va a pagar finalmente esta infraestructura, con permiso del resto de contribuyentes claro, que ayudarán a pagar la parte correspondiente del Estado y Junta. El mérito pues, de la ciudadanía, tal y como ocurriera en el origen de esta obra, cuyo proyecto vio la luz sólo después de un tortuoso camino de lucha ciudadana. De modo que cada puertorrealeño y puertorealeña que se asome a la obra diga con tranquilidad aquello de “que bonito me está quedando”, pues a cada uno de nosotros nos tocará pagar nuestra parte correspondiente durante muchos años.

Aclaradas autorías, resta un “adivina-adivinanza”: ¿Quien cortará la cinta-foto  y se adjudicará el deshacer de este entuerto?¿Peinado?¿Teófila?¿Susana Díaz?¿Ana Pastor?¿Rajoy?¿¡Barroso!?¿Todos? Se admiten apuestas ¡Hagan juego!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *