La importancia de considerar los procesos biológicos antes de podar

SEO/BirdLife ( La sociedad española de ornitología) y la FEMP (federación española de municipios y provincias) enviaron el pasado 22 de abril coincidiendo con el día de la tierra una carta a más de 7.000 ayuntamientos para hacer un llamamiento a la ciudadanía y a los gestores municipales e invitarlos a que reflexionen sobre los entornos urbanos que se necesitan en el futuro para mantener unas ciudades saludables, sostenibles y resilientes y una gestión hacia unos entornos urbanos en los que se respete la naturaleza como principal aliado para la alcanzar ese fin.

Tras dos meses de confinamiento, la ciudadanía está disfrutando de unas ciudades más limpias, menos contaminadas y más naturalizadas. La presión humana ha disminuido en los entornos urbanos y periurbanos, permitiendo que la naturaleza recobre en parte su equilibrio natural.

Es necesario que se tengan en consideración los ciclos vitales de las especies urbanas a la hora de retomar los trabajos de mantenimiento de la infraestructura verde urbana, tras el periodo de confinamiento. De esta forma se evitan daños a la biodiversidad, como la destrucción de nidos de aves en las labores de poda o favorecer a la flora autóctona, insectos, pequeños invertebrados y a las aves reduciendo la frecuencia de siegas en algunas zonas.
Por todo ello y con el fin de seguir disfrutando y cuidando de la biodiversidad urbana, animan a reflexionar sobre el posible impacto de las actividades de mantenimiento que se pongan en marcha en estas fechas, así como la posibilidad de plantear algunos cambios en la gestión de la infraestructura verde de sus municipios que supondrían un enorme beneficio para la biodiversidad y en consecuencia, para el bienestar de las personas.

Para ello, es importante ajustar las podas a criterios y procesos biológicos, así como las actuaciones de desbroce o siega: Las podas en plena época de cría de las aves, causan graves molestias y la pérdida de numerosas puestas y pollos. Esto es debido a que en ocasiones el calendario de podas no se ajusta a criterios biológicos, sino a las posibilidades o a la disponibilidad de presupuestos o de mano de obra para acometer los trabajos.

Oficialmente la primavera de este año abarca desde el 20 de marzo al 20 de junio, por lo tanto rogamos que no se acometan trabajos de mantenimiento en las zonas verdes urbanas hasta que no acabe la fecha oficial de cría de aves urbanas y la flora silvestre termine sus procesos biológicos de la creación de semillas para el banco natural del suelo y que se espere a la fecha adecuada para estas actuaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *