EQUO LAMENTA QUE EL DESGUACE DEL PRÍNCIPE DE ASTURIAS NO DÉ TRABAJO EN LA BAHÍA

Al igual que la energía eólica marina, el reciclado de buques es una propuesta de hace años del partido ecologista para diversificar la actividad de Navantia.

Hemos recibido con desazón la noticia de que el desguace del portaviones Príncipe de Asturias se va a realizar en Turquía, un trabajo que se calcula puede generar un millón de horas de trabajo.

Antonio Villalpando, concejal y portavoz de EQUO Puerto Real en el Ayuntamiento manifiesta que es “una mala noticia para la Bahía de Cádiz. Desde hace años animamos a Navantia a explorar la línea de negocio del reciclaje ecológico de buques, como vía para diversificar la actividad de la empresa, aumentando así su potencial de generación de empleo tanto en la propia Navantia como en la industria auxiliar. De hecho, EQUO llevó una moción al respecto en noviembre de 2014 que fue aprobada por mayoría en el pleno del Ayuntamiento.”

“Se trata de un mercado con futuro. Actualmente la mayor parte del reciclado de buques se realizan en países en desarrollo y como norma general en unas condiciones deplorables, pero en los últimos tiempos se está produciendo un cambio de la legislación y la opinión pública, cuya exigencia es exigir un correcto desmantelamiento de los buques después de su vida útil. Este escenario abre la posibilidad de que los astilleros de países industrializados puedan entrar en este mercado. De esta forma, se completaría la actividad de la construcción naval con una deconstrucción de buques del todo necesaria y sostenible”.

“Una actividad que en primera instancia podría generar reservas, pero los posibles riesgos que pueda conllevar para la salud y el medio ambiente son perfectamente controlables si se realiza con todos los requerimientos ambientales. No sólo es necesario un riguroso estudio de impacto ambiental, especialmente necesario para unas instalaciones ubicadas en el entorno del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, sino que para cada buque a reciclar es obligatorio redactar un plan específico de reciclaje, que tenga en cuenta las características del buque, las materias peligrosas que contenga, la situación a bordo de las mismas, etc.”.

Por su parte María Merello, concejala de EQUO, considera que “el reciclaje de buques requiere dos tipos de mano de obra claramente diferenciada. Por una parte, un grupo muy reducido de gestores/organizadores, con amplios conocimientos en tecnología naval y gestión de residuos, con los que Navantia ya cuenta, y por otra un grupo muy numeroso de trabajadores menos cualificados, que tras recibir formación específica en cada una de las tareas de reciclaje se ocuparían de las tareas de achique, desmontaje, separación de residuos, limpieza y oxicorte. Este segundo grupo es el que concentra el mayor potencial de generación de empleo”.

“El reciclado de buques, si se hace bien y no como hasta ahora donde se desguazan en playas de países en desarrollo o sin las debidas cautelas ambientales, como sucederá en Turquía con el portaaviones de la Armada española,  es una buena línea de negocio en la que creemos que Navantia debería entrar. La empresa cuenta con amplia experiencia en la gestión de residuos de buques procedentes de las reparaciones que se llevan a cabo en el astillero de Cádiz. Por tanto, hablamos de una actividad que no le resultaría ajena en absoluto”.

“El vigente PEMAR (Plan Estatal Marco de Residuos) identifica una oportunidad real de hacerse con un mercado casi virgen: el reciclado ecológico de buques (deconstrucción naval). Literalmente este Plan indica que:

La capacidad de desguace de buques en instalaciones europeas es muy reducida (unas 350.000 LDT/año) y está repartida entre Bélgica, Italia, Noruega, Dinamarca y en general, destinada a desguazar buques de menor tamaño. En España sólo se han desguazado pesqueros y embarcaciones menores (alrededor de 6.600 LDT anuales). Esta cantidad es insignificante si la comparamos con la cantidad total anual contabilizada del conjunto de los países de la OCDE en la última década, que alcanzó la cifra aproximada de 1.600.000 LDT anuales (15% del volumen total desguazado de la flota mundial en el año 2011). La capacidad de desguace de la OCDE se concentra especialmente en Turquía, si bien sus instalaciones no han funcionado en dicha década de forma ambientalmente correcta.”

En este caso está ocurriendo lo mismo que con la energía eólica marina, desde EQUO llevamos más de una década proponiéndolo para Navantia y ya por fin se está trabajando en ello. Pero es mucha carga de trabajo la que se ha perdido hasta que los responsables de la empresa han reaccionado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *