27 de abril protesta en Doñana

Foto Parque Nacional de Doñana, Huelva en flickr.com

Doñana es nuestro, ni gas, ni políticos corruptos.

Os convocamos el 27 de abril a las 12h en Sanlúcar en el Centro de Recepción de Visitantes “Fábrica de Hielo”.

No queremos que se utilice Doñana y su entorno ni para extraer gas, ni para que su subsuelo sirva de depósito de este combustible fósil.

Queremos llamar la atención sobre el abandono de las energías renovables en nuestra tierra, rica en recursos naturales sostenibles y que ha sido pionera en su desarrollo.

Ahora el gobierno las frena porque a las empresas energéticas, con su inmenso poder, no le interesan. Han decidido apostar por técnicas sin futuro, como la fractura hidráulica o fracking.

El Gobierno de España ha concedido permisos de investigación para la prospección de hidrocarburos en Cádiz, Huelva y Sevilla y en nuestras costas (Málaga) y la Junta de Andalucía en Jaén y Sevilla, amén de otros pendientes de concesión en Sevilla, Córdoba y Jaén. Estas técnicas son muy cruentas, devastadoras y amenazan nuestra salud y la de nuestros/as hijos/as porque contaminan la tierra y los acuíferos, despilfarran el agua potable, atentan contra la economía tradicional agrícola, ganadera y turística y contribuyen a agravar el cambio climático. Ni son seguras, ni las queremos aquí.

Demandamos un nuevo modelo energético que se centre en promover el ahorro de energía, la eficiencia energética y el aprovechamiento de las energías renovables y que continúe desarrollándose para salir de la crisis y para fomentar la autonomía energética. La generación distribuida y el autoconsumo ahorraría millones de euros en combustibles fósiles, que se podrían invertir perfectamente en crear empleo y evitar recortes en los servicios públicos, contribuyendo además a evitar el peligroso cambio climático.

Denunciamos el tráfico de influencias de políticos, como Felipe González, miembro hasta diciembre del 2012 del Consejo Regulador de Doñana, espacio natural de relevancia internacional, que ha utilizado su influencias como consejero “independiente” de Gas Natural Fenosa (empresa cuyo 35% de capital está en manos de La Caixa y otro 30% en las de Repsol) para hacer posible este proyecto de construcción de gaseoductos y pozos y el disparate de convertir el subsuelo de Doñana, una vez extraído el gas, como depósito de gas.

El futuro de nuestra tierra pasa por defender su riqueza natural, conservarla y utilizarla para crear trabajo de calidad a todos/as los/las andaluces/zas de hoy y de mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *