Otra fuente de salud y riqueza denostada en la bahía de Cadiz

La sal Marina. María Merello

Teniendo nuestra industria tradicional salinera poco menos que muriendo creo que es importante, recuperar, promocionar su uso. Un uso que es del interés general, tanto a nivel de riqueza local como de salud colectiva.

Algo tan importante para nuestra salud, nuestra, nuestra cocina e historia. La vida de nuestros ancestros ya sabéis esta relacionada con este elemento de elementos, así que a ver que se nos ocurre para recuperar esas casa salineras derruidas o a punto de desaparecer.

Os voy a copiar algunos párrafos del libro La Sal Saludable de Néstor Palmetti:

Hay que hacer un cierto esfuerzo para comprender porqué algo tan saludable como la sal, se ha convertido en nuestro tóxico diario. Como siempre, no hay un motivo único, sino una sumatoria de factores. Por ello conviene analizar el tema desde distintos ángulos: químico, físico, productivo, cultural, etc. Pero veremos que todos confluyen finalmente en el bendito interés económico, que -irónicamente- muestra poco interés por la salud. ¿Será que en la economía de los negocios, una persona sana no es “rentable”?

Analizaremos el problema de la sal desde dos aspectos complementarios: el plano material y el plano energético. Podemos comenzar advirtiendo que el centro de la cuestión está en la refinación industrial. Analizada desde el punto de vista químico,la diferencia entre una sal marina integral y la moderna sal de mesa de uso corriente, resulta abismal.

Artículo completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *