Tedioso primer año de Maribel Peinado

El primer año de Maribel Peinado y su equipo ha sido un ejercicio de promesas incumplidas, de zancadillas a la oposición y de más imagen que trabajo. Además han aprobado un Plan de Ajuste, para pagar mayoritariamente a grandes empresas, ninguneando a la oposición y aplicando sacrificios a ciudadanía y trabajadores municipales, pero sin predicar con el ejemplo.

Ahora hace poco más de un año que el equipo de Maribel Peinado fue elegido por la ciudadanía puertorrealeña para resolver los problemas de la ciudad: los presentes y futuros, pero también los heredados. Peinado y sus acólitos prometieron mucho en campaña electoral, pero a pesar de que han trabajado no han cubierto ni de lejos las expectativas que generaron.  Es hora de que los andalucistas dejen de ampararse en la situación heredada y empiecen a dar respuestas a la ciudadanía. Resulta curioso que entre los principales méritos que se adjudica la Alcaldesa esté la Guardería de Casines, con una apuesta por la gestión privada de la educación, o el Soterramiento, un proyecto que sigue parado y cuyo desbloqueo no debería adjudicarse como un mérito por nadie, sino como una obligación mínima de todas las administraciones implicadas hacía una ciudadanía puertorrealeña hastiada de tanto retraso.

Este primer año de legislatura ha estado marcado por la aplicación sin contemplaciones del rodillo de la mayoría absoluta, con un intento torticero de aniquilar a la oposición, tanto privándola de su participación en todos los foros de toma de decisiones como en la limitación de los medios disponibles para el ejercicio de la oposición.  Los ejemplos son múltiples: dejar fuera de la Mancomunidad, del Consejo rector del IMPRO y del Consejo de Administración de las Empresas Públicas a parte de la oposición; dejar fuera a toda la oposición de la Comisión de seguimiento del Plan de Ajuste y del estudio de la fusión de las empresas públicas, a esto último nos invitan ahora que el proceso está más que avanzado; dejar recaer la mayor parte del ahorro en la asignación de partidos a la oposición; convocar Plenos y Juntas Generales de las Empresas Públicas sin tiempo para estudiar los asuntos;  traspasar del pleno a la Junta de Gobierno Local la solicitud y aceptación de subvenciones; o rechazar toda clase de propuestas interesantes de la oposición.

En lo concerniente a EQUO Verdes, el Gobierno Municipal rechazó varias propuestas relacionadas con la movilidad sostenible, la transparencia o la protección animal cuya aplicación eran factibles y beneficiosas para el municipio. Además desde EQUO hemos presentado una miríada de ruegos y preguntas que han sido atendidas sólo parcialmente.

De entre estas cabe destacar la decepción que para nuestro grupo supone la gestión de APRESA21. Desde EQUO teníamos la esperanza de que Maribel Peinado atajara la calamitosa gestión que había heredado de la anterior legislatura, caracterizada por el amiguismo y el miedo, pero lamentablemente nada ha cambiado. Ni siquiera han sido capaces de poner en marcha la bolsa de empleo transparente.

Por otra parte, EQUO también ha solicitado conocer el sueldo de altos cargos nombrados a dedo del Ayuntamiento y empresas públicas. La idea es sustituirlos por personal del Ayuntamiento para ahorrar dinero a las arcas municipales. Pero Maribel Peinado y su equipo no facilitan esta información con lo que no podemos conocer a cuanto podría ascender este ahorro.

De las demandas verdes que si asumió el Partido Andalucista destacamos las paradas de interurbano en Casines y Ciudad Jardín, que se supone se pondrán en marcha pronto; la puesta en marcha de una Sala de Estudio Nocturna y de Fin de Semana, se ha habilitado el Centro Ciudad Abierta aunque con un calendario cuestionable; y la publicación de los sueldos y bienes de los concejales en la página web del Ayuntamiento, medida que aunque aceptaron aún no han puesto en marcha.

Por último destacar nuestro rechazo al Plan de Ajuste Municipal, el más importante acuerdo adoptado por el Gobierno Municipal en lo que va de año. Desde EQUO aceptamos que es necesario el pago a los proveedores atrasados. Pero no aceptamos como se ha llevado la aprobación del Plan que le acompaña. Un Plan de Ajuste que exige sacrificios a la ciudadanía, pone en peligro los servicios públicos, exige también sacrificios al personal del Ayuntamiento, por supuesto ningún sacrificio al gobierno municipal y que además se hace a espaldas de la oposición. Y todo esto para pagar mayoritariamente, más de un 70%, a entidades financieras y grandes empresas.

Desde EQUO recomendamos a la Alcaldesa de Puerto Real que en los tres años que quedan de legislatura se dedique más a trabajar y menos a posar, ya que la ciudadanía le paga un cuantioso sueldo no para que pasarelas permanenetes sino para que trabaje para resolver los problemas de la ciudad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *