Los Verdes de Puerto Real impugnan el pleno celebrado el pasado tres de febrero a puerta cerrada.

En el día de ayer el partido de corte conservacionista impugnó ante Gobernación el Pleno celebrado a puerta cerrada por Izquierda Unida y el partido socialista. Basándose en el artículo 62 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, donde se plasman las causas que pueden originar la nulidad de los actos de las Administraciones públicas.

En concreto Los Verdes se acoge al epígrafe “e” de esta ley que considera nulos de pleno derecho los actos dictados prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido o de las normas que contienen las reglas esenciales para la formación de la voluntad de los órganos colegiados.

Según Antonio Hernández Leyton, concejal y portavoz de este grupo municipal, “Creemos que la medida adoptada por el equipo de Barroso, es decir Izquierda Unida y PSOE, no solo no la hemos podido encontrar entre las opciones que nos ofrece el Reglamento Orgánico Municipal o la legislación subsidiaria, mas bien todo lo contrario. Textualmente el artículo 44 del Reglamento y el 88 del Real Decreto Real Decreto 2568/1986 expresan bien a las claras que las sesiones del Pleno de la Corporación deben ser públicas, con la salvedad de asuntos que puedan afectar al derecho fundamental de los ciudadanos a que se refiere el artículo 18.1 de la Constitución española, cuando así se acuerde por mayoría absoluta. En casos extremos, el punto 3 del articulo 88 autoriza al Presidente a la expulsión de los asistentes al Pleno que por cualquier causa impidan el normal desarrollo de la sesión, pero en ningún sitio, salvo en la mente de Barroso, se contempla una expulsión general de todo el publico sin discriminación alguna”.

Iván Canca, que presentó la impugnación en Gobernación, y que liderará la lista de Los Verdes en los próximos comicios junto a Hernández Leyton, puntualizó que:”La intención de nuestro grupo es procurar que se mantengan las claves democráticas en los órganos de decisión municipal, que deben ser respetadas por todos y por Barroso también. Y digo lo de Barroso porque como asistente al último Pleno considero inaceptable y denigrante su actitud como regidor, faltando al respeto y provocando a parte del público asistente en el Salón, con sus risitas, muecas y conversaciones con otros miembros del equipo de gobierno.

Con esta actitud infantil el Alcalde se encargó de provocar el cabreo por parte del público y luego aprovechó la coyuntura, con el apoyo de sus socios, para celebrar este Pleno como a él le gustaría que fueran todos, sin oposición política ni presencia de la ciudadanía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *