El Ayuntamiento manifiesta su incapacidad de abordar los asuntos importantes de la población, y opta por entretenerse con asuntos ridículos.

En vez de venir a solucionar los problemas de los ciudadanos y a aliviar la situación del Ayuntamiento, la nueva composición, mas bien descomposición, de este, surgida de la formalización del pacto, ha convertido la gestión municipal en un caos.

E incapaces de abordar los verdaderos problemas de la población, y los del propio Ayuntamiento, nuestros ¿gestores? se entretienen con pamplinillas, como, entre otros , elegir logotipos o poner medallas. (mas información)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *